CFDI´s ¿ahora sí será aplicable en todas las operaciones de comercio exterior?

Esta semana tuvimos un par de publicaciones de interés para nosotros, siendo estas:

  1. Decreto por el que reforman, adiciona y derogan diversas disposiciones de la Ley del Impuesto sobre la Renta, de la Ley del Impuesto al Valor Agregado y del Código Fiscal de la Federación, publicado el 8 de diciembre
  2. 4ta Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2020, publicado el 11 de diciembre.

En resumen, tenemos que en el primero, de la LISR se modificaron 13 artículos (entre reformas, adiciones y fracciones derogadas). De la LIVA, se reformaron 4 artículos y se adicionaron 4 más. Y la reforma más robusta las tuvimos en el CFF, con 54 artículos afectados, entre reformas, adiciones y derogaciones parciales al contenido de diversos artículos. Muchas de estas ya las conocíamos de manera anticipada desde finales de octubre por la minuta del anteproyecto de Paquete Económico para 2021 que anduvo circulando y que llegó a los dispositivos electrónicos de muchos de nosotros (entiéndase vía grupos de WA), además dio pie a que diversos organismos presentaran propuestas del impacto que tendrían las modificaciones hasta esa fecha como propuestas, mismo que fue aprobado por el congreso y publicado oficialmente el pasado 8 de diciembre, ya como una realidad.

Por lo que el blog semanal lo dedicamos a comentar particularmente 3 temas que se desprenden de las referidas publicaciones.

  1. Comprobantes Fiscales Digitales por Internet
  2. Presunción de contrabando
  3. Período vacacional y días inhábiles para el SAT

CFDIs ¿ahora sí será aplicable en todas las operaciones de comercio exterior?

De nuevo tenemos en la mesa el tema de los CFDIs en nuestras operaciones de comercio exterior. ¿Por qué? pues porque como seguramente leyeron en la publicación del 8 de diciembre, mediante la modificación que tuvo el párrafo primero del artículo 29 del Código Fiscal de la Federación (CFF), la cual quedo de la siguiente manera:

Artículo 29. Cuando las leyes fiscales establezcan la obligación de expedir comprobantes fiscales por los actos o actividades que realicen, por los ingresos que se perciban o por las retenciones de contribuciones que efectúen, los contribuyentes deberán emitirlos mediante documentos digitales a través de la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria. Las personas que adquieran bienes, disfruten de su uso o goce temporal, reciban servicios, realicen pagos parciales o diferidos que liquidan saldos de comprobantes fiscales digitales por Internet, exporten mercancías que no sean objeto de enajenación o cuya enajenación sea a título gratuito, o aquéllas a las que les hubieren retenido contribuciones deberán solicitar el comprobante fiscal digital por Internet respectivo.

…”

De entrada, recordemos que este artículo establece la obligación de expedir comprobantes fiscales digitales por internet. Y a partir de esta reforma señala expresamente como operación sujeta a CFDI la “exportación de mercancías que no sean objeto de enajenación o cuya enajenación sea a título gratuito.”

Entonces hagamos un poco de memoria y vayamos al pasado. Fue en la Quinta Resolución de Modificaciones a las RGCE 2015, publicada el 19 de noviembre de 2015, cuando se adicionó la regla 3.1.36, mediante la cual se estableció que las exportaciones definitivas con clave de pedimento “A1”, debían asentar el folio fiscal del o los CFDIs y estar en línea con la implementación del complemento de Comercio Exterior.

En los meses posteriores, mediante resolución a la RGCE, se aclaró que únicamente tratándose de enajenaciones en términos del artículo 14 del CFF, y esto se complementó con la Guía de llenado de los CFDIs (Anexo 20) y la Guía de llenado del comprobante al que se le incorporé el complemento para comercio exterior, para aclarar como generar estos CFDIs , pero sobre todo estableciendo la directriz para aquellos casos donde, había una enajenación a título gratuito, es decir, mediante la expedición de un CFDI de Ingreso con descuento, o bien, un CFDI de Traslado, lo cuales debían cumplir con ciertas características.

A lo anterior hay que agregar como reseñamos en nuestro blog del pasado 22|Nov que el CFDI ha sido tema recurrente porque también en la RGCE 2019 la autoridad modificó la referencia de “comprobantes” por “CFDI”, así como la modificación a la regla 3.1.8 para incorporar la referencia a “documento equivalente”, que aunque ya había diversas reglas que hacían mención a esta definición, la definición ya le teníamos desde antes en la Ley Aduanera, en el artículo 2, fracción XVIII.

En base a ésta retrospectiva, desde 2015 vemos que ha sido una constante, sin embargo, también es cierto que, sujeto a diversas opiniones y/o criterios, acerca de los casos donde SI aplicaba y en cuáles NO.

El punto es que, centrándonos en esta modificación del 8 de diciembre, la cual entrará en vigor el 1ro de enero de 2021, de nuevo genera dudas, porque la redacción es confusa. Ya que como bien comentamos al inicio, el artículo 29 del CFF señala la obligación de “expedir” comprobantes fiscales. Sin embargo, revisemos lo siguiente:

Artículo 29. Cuando las leyes fiscales […] Las personas que adquieran bienes, disfruten de su uso o goce temporal, reciban servicios, realicen pagos parciales o diferidos que liquidan saldos de comprobantes fiscales digitales por Internet, exporten mercancías que no sean objeto de enajenación o cuya enajenación sea a título gratuito, o aquéllas a las que les hubieren retenido contribuciones deberán solicitar el comprobante fiscal digital por Internet respectivo.

[…]”

Si nos damos cuenta, esta última parte del primer párrafo señala, que las personas que adquieran bienes, disfruten de su uso o goce…exporten mercancías deberán solicitar el comprobante fiscal digital por internet respectivo.

Es decir, de acuerdo a la redacción significa que quien exporte, ¿deberá solicitar un CFDI? la pregunta es ¿a quién?

En los demás supuestos de aplicación, queda muy clara como obligación la de solicitar el comprobante fiscal digital por Internet respectivo, por cada uno de los actos señalados en el citado artículo 29, es decir, quienes deben solicitarlo:

  • Las personas que adquieran bienes, a la persona que los vendió.
  • Las personas que disfruten de su uso o goce temporal, a la persona que los proporciona.
  • Las personas que reciban servicios, a quién se los prestó
  • Las personas que realicen pagos parciales o diferidos que liquidan saldos de comprobantes fiscales digitales por Internet.
  • Las personas a las que les hubieren retenido contribuciones, lo solicitaran a quien les efectuó las retenciones.

 

Hasta aquí, nos queda claro quien los emite y quien los solicita, pero justo la duda a continuación:

  • Las personas que exporten mercancías que no sean objeto de enajenación o cuya enajenación sea a título gratuito, ¿a quién se lo deben solicitar?

 

Entonces salvo la aclaración de este “pequeño” detalle, de solicitar el CFDI en la exportación, y más bien, siguiendo la lógica, entenderíamos que la expedición del CFDI es por quienes realizan la exportación definitiva de mercancías y no necesariamente con pedimentos clave “A1”, pudiendo ser otras distintas. 

Como mera referencia recordemos la regla 3.1.38 de la RGCE:

“Transmisión de información contenida en el CFDI

3.1.38. Para los efectos de los artículos 36 y 36-A, fracción II, inciso a) de la Ley, quienes exporten mercancías de manera definitiva con la clave de pedimento “A1”, del Apéndice 2 del Anexo 22 y las mismas sean objeto de enajenación en términos del artículo 14 del CFF, deberán transmitir el archivo electrónico del CFDI y asentar en el campo correspondiente del pedimento, los números de folios fiscales de los CFDI.

En el CFDI emitido conforme a los artículos 29 y 29-A del CFF, a que se refiere la presente regla, se deberán incorporar los datos contenidos en el complemento que al efecto publique el SAT en su Portal, en términos de la regla 2.7.1.22., de la RMF.

En los casos en los que, en términos de la presente regla, se transmita el CFDI con los datos referidos en el párrafo anterior, excepto tratándose de pedimentos consolidados a que se refiere la regla 1.9.19., no será necesario efectuar la transmisión del acuse de valor previsto en la regla 1.9.18.

Ley 36, 36-A-II, 59-A, 89, 102, CFF 14, 17-D, 17-E, 17-F, 17-G, 29, 29-A, RGCE 1.9.18., 1.9.19. Anexo 22, RMF 2.7.1.22.”

De conformidad con la regla transcrita, esta acota a que sólo las operaciones de exportación definitiva con clave “A1” serán la que deberán transmitir el folio electrónico del CFDI y asentarlo en el campo de factura del pedimento. Y que este CFDI deberá además incorporar los datos contenido en el complemento de comercio exterior.

Es decir, la regla de comercio exterior establece que sólo las operaciones clave “A1” son las que transmitirán el folio del CFDI con el complemento de Comercio Exterior. Las demás exportaciones de carácter definitivo, pero con clave diferente a “A1”, no están obligadas a la transmisión del complemento de comercio exterior, pero si del CFDI, como actualmente ya ocurre, o no, dependiendo del criterio o interpretación que cada uno le haya dado.

El gran dilema lo teníamos en los casos donde no había una enajenación de mercancías:  mercancía consignada principalmente, o bien, otros casos como las muestras, prototipos, mercancía de reparación, retrabajos, en estos dos último casos, el servicio de reparación se cobra por separado, efectivamente a través de un CFDI de Ingreso, pero además para comercio exterior, se emite un documento para declarar el valor comercial de las mercancías y es el que se vincula al pedimento de exportación. Como podemos ver en estos ejemplos no hay una compra-venta de los bienes, pero si un envío/entrega de mercancías.

La guía de llenado del CFDI establecía que sí, y era en casos como el anterior que podía emitirse un CFDI de Ingreso con descuento, o bien un CFDI de Traslado con valor cero (2.7.1.9 RMF), pero esto se contrapone con lo que establece el artículo 79 de la Ley Aduanera, que señala que la base gravable del impuesto general de exportación (y que sabemos son contadas las mercancías sujetas al pago del IGE), sin embargo, es referencia para la exportación, establece que la base gravable será el valor comercial de las mercancías en el lugar de venta situación que no ocurre en las operaciones de comercio exterior que muchos realizamos.

Particularmente para las IMMEX bajo el esquema de maquiladoras que ellas no son dueñas de sus inventarios, y que la mercancía que importan y exportan es propiedad de un extranjero. No estaban emitiendo CFDIs en sus pedimentos de retorno de mercancías.

Que aquí tenemos el otro tema. Para el caso de las empresas IMMEX recordemos que ellas, están retornando las mercancías importadas temporalmente pero transformadas en un producto terminado. Incluso en el artículo 112 de la Ley Aduanera, señala el término “retorno” no exportación, como citamos continuación:

“ARTICULO 108. Las maquiladoras y las empresas con programas de exportación autorizados por la Secretaría de Economía, podrán efectuar la importación temporal de mercancías para retornar al extranjero después de haberse destinado a un proceso de elaboración, transformación o reparación, así como las mercancías para retornar en el mismo estado, en los términos del programa autorizado, siempre que cumplan con los requisitos de control que establezca el Servicio de Administración Tributaria mediante reglas.

[…]”

Y en el Apéndice 2 del Anexo 22, en el caso por ejemplo de pedimento clave “RT”:

CLAVESUPUESTOS DE APLICACIÓN
RT – RETORNO DE MERCANCIAS (IMMEX).

Retorno al extranjero de mercancía transformada, elaborada o reparada al amparo de un Programa IMMEX.

[…]

 

Sin embargo, en el artículo 90 de la misma disposición legal, no tenemos un régimen aduanero de retorno, sino que dichas operaciones, encuadran en el régimen aduanero de exportación definitiva.

Por lo tanto, así como tenemos la redacción del artículo 29 del CFF, pues en teoría las operaciones de la IMMEX bajo el esquema de maquiladoras, ya estarían sujetas al cumplimiento de la emisión del CFDI, a partir del 1ro de enero próximo.

Seguramente esto dará mucho de qué hablar y habrá opiniones diversas,  incluso hasta posibles aclaraciones de parte de la autoridad, con un criterio de aplicación, ahora que los tenemos tan de moda en SE. Así que seguiremos el pendiente y lo comentaremos a través de este blog.

Nuevo supuesto de presunción de contrabando aplicable a las IMMEX

Otra novedad que encontramos también en las modificaciones al CFF, se trata del articulo 103, con la incorporación de la fracción XXI, como presunción de contrabando:

Artículo 103. PRESUNCIÓN DE DELITO DE CONTRABANDO

Se presume cometido el delito de contrabando cuando:

[…]

XXI.     Se omita retornar, transferir o cambiar de régimen aduanero, las mercancías importadas temporalmente en términos del artículo 108, fracción III, de la Ley Aduanera.

[…]

Por lo que, será importante fortalecer nuestros mecanismos de control y debido cumplimiento en lo relativo al control de nuestra maquinaría y equipo (sí ese que algún periodista de connotado diario de circulación nacional, señaló que a las empresas no les gusta seguir) ya que el no retornarlo al extranjero, transferirlo o acreditar el cambio de régimen, se tipificara como contrabando.

Y de acuerdo con el artículo 104 del mismo CFF, el contrabando se sanciona con prisión, dependiendo del daño económico a las finanzas públicas, a través de la omisión de contribuciones.

Ya abordaremos en algún blog dedicado a ello, recomendaciones y cuidados que sugerimos llevar para la administración de la maquinaría y equipo que nos permitan blindar a la empresa en caso de que la autoridad fiscal ejerza sus facultades de comprobación, y sobre, todo a la luz de esta nueva causal de presunción de contrabando especifica para las empresas IMMEX.

Ahora bien, es importante recordar que los maquinaría y equipos importados por las empresas IMMEX, tienen temporalidad indefinida, por lo cual, mientras cuenten con un programa IMMEX vigente, el único caso en el que dichas mercancías pudieran incurrir en la “omisión de retornar, transferir o cambiar de régimen aduanero” a la que refiere el nuevo numeral XXI, sería cuando la citada empresa pierda su programa por haber sido cancelado por la autoridad correspondiente.

Lamentablemente la redacción quedo demasiado abierta, y asumimos que esta presunción se dará hasta que hayan transcurrido los plazos que tanto el Decreto IMMEX y las Reglas Generales de Comercio Exterior (RGCE) establecen para que la empresa en cuestión, concluya con las obligaciones a las que se encuentra sujeto al amparo del programa de importación temporal.

Por lo pronto, a reforzar los controles de nuestra maquinaría y equipo, que de por sí ya suelen ser un dolor de cabeza para muchos, ahora le agregamos esta presunción de contrabando.

Días inhábiles y vacaciones de las autoridades fiscales.

Finalmente, el pasado 11 de diciembre se publicó la Cuarta Resolución de Modificaciones a la RMF 2020 y mediante la regla 2.1.6 se notificó el período vacacional del SAT, quedando de la siguiente manera:

  • Período vacacional los días 17, 18, 21, 22, 23, 28, 29 y 30 de diciembre de 2020, así como el 4 y 5 de enero de 2021.
  • Y como días inhábiles para el SAT, los días 24 y 31 de diciembre de 2020, y el 6 de enero de 2021

Si te toca presentar renovaciones de CIVA y OEA con vencimiento en enero 2021, prácticamente te queda hasta este próximo miércoles 16 de diciembre para hacerlo. No olvides cuidar el plazo de los 30 días, previos al vencimiento de tu autorización y durante los cuales hay que ingresar el aviso de renovación automática a VUCEM.

Excelente inicio de semana, ya nos quedan sólo dos semanas para concluir con este memorable 2020 (por decir lo menos).

Silvia Rodríguez

Comercio Exterior y Aduanas

Tradelink Strategies

srodriguez@tradelink.mx

Quiénes somos

Somos una firma de consultoría en constante innovación, que ofrece servicios integrales de alta calidad y sustentables para las empresas.

Contacto

Open chat