CFDI de traslado y el nuevo complemento “Carta Porte”… ¿me aplica? ¿si, no, cuándo?

Esta semana estuvimos movidos con las publicaciones ya que tuvimos varias, siendo las siguientes:

  • ACUERDO por el que se dan a conocer los Números de Identificación Comercial (NICO) y sus tablas de correlación (DOF 17/Nov/2020) y del cual publicamos en el blog.
  • TERCERA Resolución de Modificaciones a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2020 (DOF 18/Nov/2020).
  • Acuerdo por el que se dan a conocer las tablas de correlación entre las fracciones arancelarias de la Tarifa de la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación (TIGIE) 2012 y 2020 (DOF 18/Nov/2020).

 

Entonces en el blog semanal abordaremos un poco de la Tercera Resolución de la RMF 2020, en donde destaca la adición del Capítulo 2.22 De la revelación de esquemas reportables como ya casi obligación de los asesores fiscales, que no abordaremos hoy, sino la modificación a la regla 2.7.1.9 CFDI que podrá acompañar el transporte de mercancías y especialmente para nosotros como Comercio Exterior.

Ahora bien, ¿por qué decimos que especialmente para nosotros?, bueno, pues hagamos un poco de memoria de en qué momentos esta figura ha sido discutida y si aplica o no nuestras actividades.

Recuerdas que el 24 de junio de 2019 se publicaron las Reglas Generales de Comercio Exterior para 2019, en las cuales de modificó la regla relativa al procedimiento aplicable para las transferencias virtuales temporales: se movió de nomenclatura, antes era la 4.3.19 y partir de las RGCE 2019, es la 4.3.21, y además, eliminó la referencia de “comprobantes” para cambiarla por “CFDI” ¿recuerdas?, incluso también en ésta misma publicación hizo su aparición el complemento de “Leyendas fiscales”.

Pues éste tema del CFDI en las transferencias, causó un gran revuelo por aquellas fechas: – que si CFDI de traslado, que si no, que si sólo en unos supuestos, que si en otros no, etc -. Con el paso de las semanas y alguna que otra publicación de orientación por parte del SAT, en teoría todo se aclaró y continuamos con nuestra vida normal.

¿Por qué retomar entonces éste tema? pues porque de nueva cuenta tenemos que revisar nuestras operaciones de Comercio Exterior, sujetas a la expedición de un CFDI,  como veremos más adelante, para tener plena certeza de si nos impacta esta Tercera Resolución de la Miscelánea Fiscal, así que, vamos paso por paso.

En el caso de tipo “Ingreso” no tenemos cambios, sin embargo, considero importante comentarla un poco. Reitero sigue como hasta ahora aplicable a los casos en donde las empresas sí hacen la venta o enajenación de las mercancías, mismas que se exportan al extranjero a través de pedimentos clave A1, o bien, proveedores nacionales que venden a entidades al extranjero con entrega a empresas IMMEX, y/o empresas IMMEX (manufactureras) que le venden a otra IMMEX; estos dos últimos supuestos, a través de transferencias virtuales. En cuyo caso, sí debe emitirse, insistimos un CFDI de ingreso y ese declararse en los pedimentos virtuales. Vale la pena mencionarlo, porque seguimos viendo casos, en donde han mantenido la costumbre de utilizar la “factura proforma”, relacionando los CFDIs emitidos, pero, para efecto del pedimento virtual y además consolidados, declaran una sola factura porque para la captura del pedimento, es más fácil una factura que “n” cantidad de CFDIs. Cuestión de interpretación y criterios, pero el nuestro y que  siempre hemos sugerido a nuestros clientes, es que se declaren los CFDIs de ingreso (aunque se tarde más el ejecutivo de la AA) y con mayor razón en la exportación porque además van aparejados de una venta a tasa 0 % de IVA (y reiteramos, exclusivamente en las operaciones virtuales que si van ligadas a una enajenación, ya que sabemos que hay supuestos que no es así y no nos estamos refiriendo a estos últimos).

Entonces, después de esta pequeña introducción general, ahora sí, remitámonos a la publicación de la Tercera Resolución de la RMF 2020, del pasado 18 de noviembre de 2020, en lo particular a la Regla 2.7.1.9 que quedo de la siguiente manera:

“Regla 2.7.1.9 CFDI que podrá acompañar el transporte de mercancías

Para los efectos del artículo 29, penúltimo párrafo del CFF, los propietarios de mercancías nacionales que formen parte de sus activos, podrán acreditar el transporte de dichas mercancías que se trasladen por vía terrestre, marítima, aérea o fluvial, únicamente mediante la representación impresa de un CFDI de tipo traslado al que deberán incorporar el complemento “Carta Porte”, que para tales efectos se publique en el Portal del SAT, expedido por ellos mismos, en el que consignen como valor: cero, como clave en el RFC: la genérica a que se refiere la regla 2.7.1.26., para operaciones con el público en general, y en el campo descripción se especifique el objeto de la transportación de las mercancías.

En los supuestos en los que el traslado de mercancía se realice a través de un intermediario o agente de transporte, éste deberá emitir el CFDI de tipo traslado en el que debe incorporar el complemento “Carta Porte”.

En los casos señalados en los párrafos anteriores, tratándose del transporte de mercancías de importación que correspondan a adquisiciones provenientes de ventas de primera mano, cuando estas sean sujetas a enajenación, el CFDI que se expida por esta adicionalmente deberá contener los requisitos a que se refiere el artículo 29-A, fracción VIII del CFF.

Los contribuyentes dedicados al servicio de transporte terrestre, marítimo, aéreo, fluvial o de carga, deberán expedir el CFDI de tipo ingresos que deberá contener los requisitos establecidos en el artículo 29-A del CFF, que ampare la prestación de este tipo de servicio, al que deberán incorporar el complemento “Carta Porte”, que para tales efectos se publique en el Portal del SAT, mismo que servirá para acreditar el transporte de mercancías.

Lo dispuesto en el párrafo anterior, no releva al transportista de la obligación de acompañar las mercancías que transporten con la documentación que acredite su legal tenencia, según se trate de mercancías de procedencia extranjera o nacional.

Tratándose de los sujetos a que se refiere la regla 2.6.1.2., adicionalmente deberán incorporar el complemento “Hidrocarburos y Petrolíferos” referido en la regla 2.7.1.45.

En ningún caso se podrá amparar el transporte de las mercancías señaladas en la regla 2.6.1.1., sin que se acompañe la representación impresa de alguno de los CFDI y sus complementos señalados en el primero, segundo y cuarto párrafos de la presente regla.

CFF 29, 29-A, Reglamento de Autotransporte Federal y Servicios Auxiliares 74, RMF 2020 2.6.1.1., 2.6.1.2., 2.7.1.26., 2.7.1.45.

Esta regla miscelánea aborda el traslado de mercancías por el territorio nacional, realizado por la propia empresa propietaria que mueve las mercancías con sus medios (aquí es donde nos vamos a focalizar), o bien, a través de transportistas, cuyo traslado se realice por vía terrestre, marítima, aérea o fluvial.

Especialmente debemos observar la modificación a la citada regla miscelánea en lo relativo a la incorporación del complemento “Carta Porte” en ambos casos, es decir, para cuando el traslado es realizado por el propietario, o bien, por un prestador del servicio de transporte. Cabe señalar que dicho complemento aún no se publica en el portal del SAT, por ahora sólo encontramos que aquí les mostramos en el cuadro, y particularmente aplica el de Comercio Exterior.

Por lo que deberemos esperar a su publicación, y será aplicable 30 días naturales después de que se den a conocer  los lineamientos del SAT para dicho complemento.

Ahora bien, en el caso de que el movimiento físico sea realizado por el propietario de los bienes, además del complemento “Carta Porte”, deberán consignar como valor: cero, como clave de RFC el genérico para operaciones con el público en general, y en el campo descripción se especifique el objeto de la transportación de las mercancías.

Si te sigues preguntado, y ¿esto que tiene que ver con mi operación de Comercio Exterior?, te recordamos el artículo 146 de la Ley Aduanera:

“ARTICULO 146. La tenencia, transporte o manejo de mercancías de procedencia extranjera, a excepción de las de uso personal, deberá ampararse en todo tiempo, con cualquiera de los siguientes documentos:

  1. Documentación aduanera que acredite su legal importación, o bien, los documentos electrónicos o digitales, que de acuerdo a las disposiciones legales aplicables y las reglas que al efecto emita el Servicio de Administración Tributaria, acrediten su legal tenencia, transporte o manejo.

Párrafo reformado DOF 09-12-2013

Tratándose de la enajenación de vehículos importados en definitiva, el importador deberá entregar el pedimento de importación al adquirente. En enajenaciones posteriores, el adquirente deberá exigir dicho pedimento y conservarlo para acreditar la legal estancia del vehículo en el país.

  1. Nota de venta expedida por autoridad fiscal federal o institución autorizada por ésta, o la documentación que acredite la entrega de las mercancías por parte de la Secretaría.

Fracción reformada DOF 30-12-1996, 31-12-1998

  • Comprobante fiscal digital que deberá reunir los requisitos que señale el Código Fiscal de la Federación.

Fracción reformada DOF 09-12-2013, 25-06-2018

Las empresas porteadoras legalmente autorizadas, cuando transporten las mercancías de procedencia extranjera fuera de la franja o región fronteriza, podrán comprobar la legal tenencia de las mismas con la carta de porte y los documentos que establezca mediante reglas el Servicio de Administración Tributaria.

Párrafo reformado DOF 25-06-2018″

¿Ya te hizo sentido?, ¿no? te pongo algunos ejemplos:

Caso número 1: empresa ubicada en el Estado de México tiene que mover mercancía de su propiedad, pero además de procedencia extranjera a su planta ubicada en Monterrey, que no importó directamente, sino que la adquirió en México a la empresa B, que es el importador.

Caso número 2: empresa ubicada en Tijuana, tiene que trasladar un equipo de su línea de producción, equipo que por cierto es de importación, a su planta de Guadalajara.

Caso número 3: empresa ubicada en Zacatecas requiere mover mercancía de su propiedad a otro domicilio, registrado ante su RFC en la ciudad de Hermosillo.

Si en los casos 1 y 2, la empresa que está trasladando dichas mercancías, hubiera sido el importador, muy posiblemente acompañaría con una copia del pedimento de importación, como seguramente mucho de ustedes lo han hecho. Pero al no ser el caso, es decir, es mercancía que se adquirió de primera mano, ¿podría entonces acompañarse con copia del comprobante fiscal o bien del CFDI de ingreso, emitido por esta empresa ubicada en México?, la respuesta es sí, claro que podría hacerlo.

O bien, emitir el CFDI de Traslado, cumpliendo precisamente con las nuevas indicaciones contenidas en la regla miscelánea 2.7.1.9, es decir, con el complemento “Carta Porte”, consignando además como valor, cero pesos, como clave de RFC el genérico, y en el campo descripción especificar el objeto de la transportación de las mercancías.

Te platico una situación real: ¿y qué pasa si la factura (que se emitió por allá en 2006) no trae datos de identificación individual tratándose de un equipo?, ¿qué hacemos para no arriesgarnos en el transporte de un lugar a otro? bueno, pues lo resolvimos precisamente con el CFDI de traslado, en cuyo caso se asentaron los datos completos de identificación individual, y se trajo la máquina de la planta en otra ciudad al domicilio fiscal y planta principal en Guadalajara. Ya el tema de la factura original, sin datos de identificación, derivará en otra situación en caso de una auditoría, pero bueno, lo abordaremos en algún blog futuro.

Recordemos entonces que para aplicar la regla miscelánea 2.1.7.9 se deben reunir las siguientes condiciones:

  1. Ser emitido por el propietario de las mercancías.
  2. Se trate de mercancías nacionales.
  3. Forme parte de sus activos.

Es por lo anterior que, tratándose de transferencias, si son operaciones temporales IMMEX, bajo la figura de maquila, en donde una entidad extranjera, es quien hace la venta, no se emite un CFDI ni de ingreso, ni de traslado, a menos que se trate de empresas IMMEX ubicadas en franja o región fronteriza que envíen mercancías a otra empresa IMMEX en el interior del país, en cuyo caso, si se trata de pedimentos consolidados, deberán venir acompañado del CFDI de que se trate. Lo anterior de acuerdo con la regla 4.3.21, fracción I, inciso d) de las RGCE 2020 y con la orientación dada por el SAT, así como respuesta a “preguntas frecuentes” publicado en el portal https://www.sat.gob.mx/consulta/26308/-operaciones-de-transferencia# justo cuando ocurrió este cambio a la regla 4.3.21 de 2019.

Ahora bien, ¿mi empresa pudiera ser una IMMEX de la señalada en el párrafo anterior, no tener la obligación y aún así emitir el CFDI de traslado? si, en mi opinión personal pudiera hacerlo, pero para casos muy específicos, por ejemplo, trasladar un molde a las instalaciones de un tercero, que le va a realizar el moldeo de partes plásticas, por citar un pequeño ejemplo.

Entonces, si bien es cierto, tratándose de transferencias virtuales no hay cambios, si en casos como los que te plantee en los ejemplos, y que eventualmente pueden llegar a resultar aplicables a tu empresa, es importante tener en mente la regla miscelánea 2.7.1.9 y sobre todo ésta modificación, en lo relativo al complemento “Carta Porte” y demás requisitos, cuando el complemento sea publicado e insistimos tu operación se ajuste a las características señaladas por la regla miscelánea 2.7.1.9, ya que no es de aplicación general, sólo en estos casos se deberá emitir un CFDI de tipo Traslado.

Suerte en su última semana de proceso y transmisión de descargos bimestrales!

Silvia Rodríguez

Comercio Exterior y Aduanas

Tradelink Strategies

srodriguez@tradelink.mx

Quiénes somos

Somos una firma de consultoría en constante innovación, que ofrece servicios integrales de alta calidad y sustentables para las empresas.

Contacto

Open chat